sábado, 18 de mayo de 2013

Cómo llegaron los indígenas a la Revolución de Mayo





Por Aníbal Montes
(publicado en el diario La Voz del Interior – 27/09/1950)



Corre el año 1814 cuarto de la Libertad. Veamos como procede uno de los tiranuelos del coloniaje, en su afán de esquilmar a los "indígenas" que aun quedaban y quitarles sus tierras.
Estos indígenas eran en reali­dad los criollos de la época, de los cuales descienden los criollos actuales, mestizados en ma­yor o menor grado con el hispano.
Tomaremos como ejemplo al pueblo de Quilino. que otrora fuera el Feudo de los Cabrera desde don Gerónimo el fundador. Fue la prenda preciada y más valiosa de tan ilustre familia.
Quilino con sus buenos sistemas de regadío y fecundas tie­rras constituyó desde la Con­quista, una comarca envidiable.
En vísperas del rompimiento de las cadenas que oprimían nuestra Patria, encontramos al pueblo indio de Quilino bajo la férula de un terrateniente que ya le había arrebatado muchas tierras y lo tenía cercado, estrangulándolo y explotando sus habitantes. Y no se trata solamente de un latifundista abusador y egoísta que acapara tierras. Es algo mucho más grave que esto, pues se trata del Juez Territorial de la zona, que inventa agravios y delitos para extorsionar a los que gobierna.
Quilino no es una excepción elegida expresamente para argumentar. El caso es general en todas las Comunidades indíge­nas y del cual me ocuparé en un libro especial sobre el tema, que tengo en preparación. Pero citemos ahora este caso especial:

Sr. Gobernador Intendente:
"EL Regor. Defensor de Pobres, Protector Interino de Naturales a reqo, de: Fco. Xavier Bazquez y Crisostorno Olariaga, Indios de Quilino y don Mariano Usandivaras de este vecin­dario que tenía puesta queja contra ellos, ante V. S. según derecho decimos: que atendiendo a la calidad d'hos causados y por otras consideraciones, hemos con venido en separarse dho Dn. Mariano de las acciones que tenía intentadas contra los referidos por daños que le han inferido y que a fin de evitarlos en lo subcesivo del modo posible salgan de su arresto, conchavados con el mismo Usandivaras, durante el tiempo y faenas que los necesite mediante cuyo ar­bitrio se evitará la ociosidad a que son propensos y podrán con su conchavo asegurarse mejor los Reales tributos que adeuden sirviéndose V. S. en consecuencia de lo expuesto y teniendo presente el tiempo de arresto que han sufrido estos pobres mis protegidos, mandar sean puestos en libertad con sujeción al concierto de conchavo que expresamos.
Cba. 10 de Dic. 1808. Dionisio Gonzánles y San Millan – Mariano Usandivaras Aprobado – Concha”.
Vemos por este expediente que los indios quedan encadenados al Juez Territorial en forma de conchavos “durante todo el tiempo y para todas las faenas que a aquél se le antojen. No hay término para tal cadena y con semejante trabajo “ilimitado” ellos deberán pagar los reales tributos que adeuden. Estos tributos a la Corona Real constituyen el impuesto o tasa que cada indígena debía pagar anualmente desde la conquista. Era el pago de su propia esclavitud.
Es el caritativo Regidor Defensor de Pobres, Protector de Naturales quien entrega sus protegidos así encadenados al terrateniente.
Aprueba este “concierto de conchavo” el Gobernador Concha que dos años después será fusilado por orden de Mariano Moreno, como opositor a la Revolución de Mayo.
Nosotros tendríamos derecho a suponer que con esta Revolución terminarían los sufrimientos de los americanos autóctonos.
Pero no fue así desgraciadamente, y podemos ver en Quilino (como en tantas otras partes) el “contuinismo” de la acción del coloniaje hispánico.
Estamos ahora en el “4º año de la libertad” (como dice el sello del expediente) y no solamente es idéntico el régimen, sino que hasta son los mismos personajes de Administración Territorial de la Corona Española, los que intervienen. Veamos:
Leg. 4818 (1814) – Escribanía 4ª del Archivo Histórico de Córdoba.
“Los indios de Quilino contra el Juez Territorial Tte. Cnl. Don Mariano Usandivaras por el rigor e injusticia con que los persigue y enemistad que les tiene.”
“El Regidor Defensor de Pobres a nombre de los tres Regidores del Pueblo de San Roque de Quilino de esta Jurisdicción, Manuel Pereyra, Daminán Cabrera y Juan Santo Monje (personada por el primero su mujer Josefa Ruiz) y los indios de el Ramon Irsuta, Cruz Cabrera, Dionisia Garay, María de la Paz Charras y Manuela Charras ante la rectitud de V.S. dice que mis protegidos se arrojan a su notoria integridad a implorar rendidamente la amada libertad decretada por nuestro piadoso Supor. Govn. En honor del liberal sistema contra todo tirano opresor de nuestro suelo, que con inhumanidad les tiene usurpada a título de Juez Territorial de dho pueblo, el Tente. Coronel Dn Marno. Usandivaras a quien por lo tanto suplican con justicia se le relebe y nombre otro que separado de afanes e intereses propios, mire, atienda y gobierne a aquellos naturales con arreglo a las leyes y al obrar de cada uno.
Usandivaras parece ha dista­do mucho de todo esto y se ha propuesto y empeñado atropellar contra todo derecho y humani­dad a todos aquellos desválidos que deve governar con prudencia y desinterés y no con la espada desnuda del feroz rigor con que los ha esclavizado; y no se oculta a V. S. que los cargos que se confieren deven administrarse con rectitud y pureza y sin las feas manchas que deslustran las superiores confianzas. Mis protegidos no se alejan ni por un momento de las que con mejor acierto haya V.S. en sujeto ca­paz de governarlos con el desinteres y recta admn. que corres­ponde, con tal que no sea de la comportación de aquel, que obra como quiere, y como enemigo capital de ellos, ni como los Carranzas, Moyanos, Arze, ni el pardo Várela su substituto colindan­tes a Quilino que sólo desean arruinarlo para ensancharse y hacerse dueños de él, a quienes por estas razones tiene repugnados ante el Excmo. Supremo Director, el Regidor Pascual Sayas cuya representación reproducen mis protegidos en todas sus partes pa. qe. a mayor abundanto obre los efectos que haya lugar... etc."..
Presentación de los indios de Quilino     
"Sr. Goverdor. Int."Los oprimidos indios del pueblo de Quilino 'N.N.N.N.N. que ahora resuellan y se alientan un poco con la suspensión y ausen­cia a esta ciudad de su Juez te­rritorial el Tent. Coronel Dn. Mariano Usandivaras. bajan, se­ñor, unánimes a implorar de la notoria beneficencia de V. S. por sí y a nombre de todos los demás que no pueden hacerlo, el que se sirva nombrar otro sugeto desapasionado y capaz de governarnos con desinterés, prudencia, justificación y que el paso que nos corrija de nuestros yerros, nos mire y atienda con el zelo cristiano que deseamos".
"Nosotros no nos separamos de las sabias y justas Providas, que se dicten para nuestro me­jor arreglo; pero si huimos, como devemos de las fieras ambrientas que tantos años nos despedazan con las garras de sus poderosos brazos leoninos. Nuestro jues es la una y sus ayudantes, Carranzas, Moyanos, Arze, Varela y otros aliados, son las otras, que rodeándonos en todas épocas por todos los confines de nuestros envididados suelos, no contentos de ser intrusos y botar sus haziendas a engornar en ellos, se juntan al menor bramido para cazarnos indefensos en nuestro centro y arrastranos a estas cárceles sin más probabilidad que sus estudiosos falsos informes de latrocinios y desovediencias con que siempre nos han acriminado.
“Así han sorprendido a los gobiernos antiguos para ganar sus Providencias y quemarnos ranchos, corrales y zegarnos pozos y aguadas que en varios puestos teníamos trabajados para nuestras haziendas, porque estorbaban sin duda a las suyas y así lo han continuado en los presentes sin que nos hayan justificado jamás el menor delito por los trámites del derecho, ni sean capacez nuestros enemigos de señalar a V. S. en el día, indio de este pueblo que les haga daño alguno… etc.”
“Es contra todo derecho jurídico y natural, y como tal repugnante al piadoso sistema de nuestro savios gobiernos, a cuya protección nos acogemos, esperando de la de V. S. lo que en el exordio justamente solicitamos, y que se sirva elevar al Supremo Director esta nuestra representación unida a la de nuestro Regidor Pascual Sayas”.
"Los testigos Mariano Azevedo, Pasqual Agüero, Bautista Bravo, indios de Quilino asegu­ran que vinieron a Córdoba acompañando a Pasqual Sayas, que traía un escrito con "los padeci­mientos que habían tenido en este pueblo, al Supremo Director y marchar la Capital de esta Provincias Unidas a esperar la contestación de S.E.".
Sigue otro escrito de Pasqual Sayas, en papel con membrete de las Armas del Rey (pero con una línea impresa al lado que dice: valga para el 4º y 5º años de la libertad). Aquí se ve que las tierras de Quilino de que ya han sido despojados los in­dios son los de "Los cadillos", "Las Barrancas", "Sauce Chiqui­to", "San Pedro" y otros, dejandolos acorralados en el pueblo.
Las incidencias de este litigio se continúan.
El señor Gobernador Intenden­te resuelve nombrar un Juez que investigue en Quilino.  Gobierna entonces en Córdoba un señor cuya firma es Ocampo. Se trata nada menos que de] General Don. Antonio. Ortiz de Ocampo, que condujo tres años antes desde Buenos Aires el Ejército Libertador en su viaje al Norte del país.
En plenas fiestas de San Ro­que, Patrono de Quilino el propio pardo Várela al frente de 30 jinetes traídos de Ischilín asal­ta al pueblo y toma preso al Juez.
Es el .Tte. Coronel Usandivaras y sus secuaces que siguen atemorizando y esclavizando al pueblo de Quilino, en pleno año 1814, 4º año de la libertad.
Son las fuerzas regresivas del predominio español, que en las narices del Comando Revoluncionario, sustrae los hombres movilizables, que debieron haberse incorporado al Ejército Libertador y son en cambio empleados para asaltar la propia justicia que actuaba en nombre del nuevo gobierno constituído en Buenos Aires.
Este episodio se repite en todo el territorio argentino en esa época. Constituye en realidad la contrarrevolución, que a espaldas de los Ejércitos Patriotas, contribuyó a traer sobre las Provincias Unidas nuestra incipiente Patria, los aciagos días que amenazaron con hacerla sucumbir.
Es en esta misma época que sucede aquel episodio contado por el General Paz en sus “Memorias” y que nos relata Ricardo Rojas en su admirable “Santo de la Espada”.
“Un día el mayordomo de la estancuela (Saldán), que es español, castiga a un peón que es americano, dándole golpes. El peón se queja, y San Martín le contesta que ha hecho bien de sobarlo el godo maturrango, si después de tres años de revolución aún hay criollos que lo aguantan.
“Esta es una revolución de carneros! Exclama con despecho.
“El criollo aprende la lección y venga los golpes hiriendo al español de una cuchillada, San Martín aplaude al criollo”.
Pero San Martín no sabe que algunas leguas al Norte de Saldán, hay muchos criollos de edad militar, que apoyan abiertamente a las fuerzas regresivas del coloniaje.
Criollos de a caballo, que tanta falta le hacían a los quebrantados Ejércitos Patriotas!.
En Quilino, como en tantas otras comarcas del territorio argentino, los indígenas, auténticos americanos en cuyo nombre se hace la guerra, son esquilmados y despojados por la brutalidad y egoísmo de sus seculares opresores: los señores feudales del latifundio!
Así se inició nuestra Patria, que poco después fue a parar a las garras del tirano Rosas, fiel y auténtica expresión del feudalismo colonial.

4 comentarios:

  1. Señores de Mundo Aborigen, vivo en Villa Quilino y los Felicito por el informe historico del cual no teniamos ni idea y les pido si conoce algun libro que cuente la historia de Quilino lo publiquen desde ya muchas gracias.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debemos pornografiar con los ventosos indumentarios a los violadores sexuales que desean cambiar los ultrajes por la masturbacion pero a los que nunca cambian entonces tenemos que darles veneno en la sopa para evitar pornografiarlos asesinamente como obsequiosas porque evitaríamos la creacion de más violadores sexuales, por las cuales, existe el femicidio. El origen del violador sexual es de que es un mal cortejante cuando es novato en buscar novia o en buscar amante donde es rechazado unánimemente por incompetente donde se exaspera para ultrajar por falta de aceptacion. El violador de infantes se crea cuando las niñas desean sexualmente a un adulto mayor.

      Atentamente:
      Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
      Documento de identificacion personal:
      1999-01058-0101 Guatemala,
      Cédula de Vecindad:
      ORDEN: A-1, REGISTRO: 825,466,
      Ciudadano de Guatemala de la América Central.

      Eliminar
    2. Debemos pornografiar con los ventosos indumentarios a los violadores sexuales que desean cambiar los ultrajes por la masturbacion pero a los que nunca cambian entonces tenemos que darles veneno en la sopa para evitar pornografiarlos asesinamente como obsequiosas porque evitaríamos la creacion de más violadores sexuales, por las cuales, existe el femicidio. El origen del violador sexual es de que es un mal cortejante cuando es novato en buscar novia o en buscar amante donde es rechazado unánimemente por incompetente donde se exaspera para ultrajar por falta de aceptacion. El violador de infantes se crea cuando las niñas desean sexualmente a un adulto mayor.

      Atentamente:
      Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
      Documento de identificacion personal:
      1999-01058-0101 Guatemala,
      Cédula de Vecindad:
      ORDEN: A-1, REGISTRO: 825,466,
      Ciudadano de Guatemala de la América Central.

      Eliminar
  2. Debemos pornografiar con los ventosos indumentarios a los violadores sexuales que desean cambiar los ultrajes por la masturbacion pero a los que nunca cambian entonces tenemos que darles veneno en la sopa para evitar pornografiarlos asesinamente como obsequiosas porque evitaríamos la creacion de más violadores sexuales, por las cuales, existe el femicidio. El origen del violador sexual es de que es un mal cortejante cuando es novato en buscar novia o en buscar amante donde es rechazado unánimemente por incompetente donde se exaspera para ultrajar por falta de aceptacion. El violador de infantes se crea cuando las niñas desean sexualmente a un adulto mayor.

    Atentamente:
    Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
    Documento de identificacion personal:
    1999-01058-0101 Guatemala,
    Cédula de Vecindad:
    ORDEN: A-1, REGISTRO: 825,466,
    Ciudadano de Guatemala de la América Central.

    ResponderEliminar